martes, 31 de enero de 2012

Desalojado un edificio por incendio

El Periódico de Aragón
Los vecinos de la calle José Pellicer, 34, en el barrio zaragozano de San José, se llevaron un buen susto en la madrugada de ayer cuando una decena de viviendas tuvieron que ser desalojadas debido al humo de un incendio. El fuego se declaró en torno a las dos de la madrugada, en una de las viviendas de la tercera planta. Según fuentes de bomberos, las causas del incendio no están claras, pero sí el punto donde se declaró, que era al parecer el dormitorio principal de la vivienda. Las llamas tomaron gran fuerza rápidamente, y el dueño de la vivienda intentó extinguirlas, pero resultó herido con quemaduras graves en la mano derecha. Ante la lesión, avisó a los bomberos para que acudieran a sofocar el incendio.

Varias dotaciones del cuerpo de extinción se desplazaron al inmueble y tuvieron que hacerse cargo del desalojo de gran parte de los vecinos, ya que las llamas invadieron la caja de la escalera con rapidez. Algunos de ellos tuvieron que salir a la calle provistos de mascarillas de oxígeno que les facilitaron los bomberos. Mientras, a otros tuvieron que sacarlos al balcón, en espera de que el humo se disipase, aunque finalmente no fue necesario rescatarlos mediante escaleras.

Mientras, las llamas destrozaron el dormitorio donde se originó el fuego, y las altas temperaturas que provocó el incendio afectaron también al resto de la vivienda, causando "grandes daños" en todas las habitaciones, según fuentes de los Bomberos. Llegaron a afectar también a la entrada del piso, pero no alcanzaron la suficiente entidad para causar daños en el resto de las viviendas de la planta.

El dueño del piso tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario por las graves quemaduras que sufrió en la mano, mientras el resto de los vecinos, tras unas horas a la intemperie, pudieron volver a sus hogares, aún con el susto en el cuerpo, una vez que los Bomberos de Zaragoza garantizaron la seguridad del inmueble.

1 comentario:

David Galve dijo...

Imagino, que como a mi, se os habrán salido los ojos de las órbitas al ver, una vez más, la palabra oxígeno haciendo referencia al aire que respiramos. El artículo está copiado tal cual está escrito en el periódico (incluso el título, que por cierto, no suena nada bien) y por lo tanto no lo voy a modificar.

Queda patente que los periodístas, después de muchos años, todavía no saben que los bomberos respiramos AIRE y no oxígeno puro.